Prensa Cristiana

 Breaking News

6 personas peligrosas que pueden lastimar tu congregación

6 personas peligrosas que pueden lastimar tu congregación
Enero 11
07:31 2017

Si desea compartir este artículo, favor dar crédito a Prensa Cristiana

7:30am − Durante más de 2,000 años la iglesia ha sobrevivido guerras, persecución, herejías, tiranos, charlatanes, falsos profetas, estafadores y rebeldes. Satanás ha atacado la iglesia desde fuera y la ha infiltrado desde dentro, sin embargo, el cristianismo está creciendo más rápido en algunas partes del mundo que en cualquier otro momento de la historia humana.

Pero eso no significa que Satanás esté retrocediendo. Es un enemigo implacable, y debemos estar conscientes de sus planes. Cuando el diablo ataca, normalmente utiliza agentes humanos para llevar a cabo su trabajo. Es por eso que los líderes de la iglesia son llamados a proteger al pueblo de Dios de aquellos que podrían secuestrar nuestra misión.




Los trucos de Satanás son realmente iguales sin importar a dónde vaya. Utiliza un molde familiar de caracteres para sembrar la discordia en la iglesia, para distraernos de nuestra misión y desviarnos de nuestro curso. Si estas personas están ocupadas en su iglesia, deben ser confrontadas. Nunca permita que estas seis personas pongan sus manos en el volante:

  1. El controlador financiero

Toda iglesia necesita el sabio consejo de los ancianos, incluyendo aquellos que tienen experiencia en negocios. Pero a veces cuando la gente espiritualmente inmaduros son puestos en tales posiciones, pueden desarrollar un sentido de propiedad o autorización. Si esto no es considerado, ellos comienzan a utilizar su dinero para comprar influencia. Este fue el pecado de Ananías y Safira en Hechos 5—y su severo castigo dejó en claro, que Dios no le gusta cuando la gente trata de controlar a Su iglesia con su dinero.

Santiago 2:1-7 advierte a los líderes de la iglesia a no sentar a los pudientes o ricos en la primera fila del templo. Sin embargo, en muchas congregaciones, los miembros adinerados han sobornado su camino hacia un lugar de favor, para que puedan tomar decisiones. Pastores débiles no desafiarán este comportamiento, porque temen ofender a los grandes donantes.

  1. El autoproclamado profeta

Debemos desear ardientemente el don de la profecía en nuestras iglesias. Pero el apóstol Pablo también advirtió a los Colosenses acerca de personas súper-espirituales que dicen saber siempre lo que Dios le está diciendo al liderato (Colosenses 2:18-23).

La diferencia entre el don de profecía y los designados por ellos mismos como profetas, es su actitud. Las personas con este don, son amorosos, bondadosos y sometidos a la autoridad divina. Los profetas peligrosos son aquellos que no pueden ser corregidos. Ellos son espiritualmente orgullosos, tienden a ser solitarios y dejan un rastro de relaciones dañadas en su estela. Nunca permita que alguien como estos, esté en una posición de liderazgo.

  1. El que busca atención

En la iglesia animamos a los voluntarios a descubrir sus dones. Esto funciona bien hasta que llega alguien que necesita probar algo para sí mismo o para todos los demás. Entonces las cosas se ponen raras—especialmente porque las iglesias tienen plataformas y micrófonos. Las personas emocionalmente necesitadas quieren el escenario. Incluso pueden pedir una oportunidad para predicar o cantar solos—y pueden enojarse si no los dejas.

De mi lectura de la Escritura, Dios no escoge personas que quieren el centro de atención. Llama a hombres y mujeres destruidos, que saben que no tienen nada que ofrecer. Él elige a líderes que no confían en su propia capacidad, sino en la Suya. Debemos enseñar a los inmaduros que buscan la atención, que Dios debe aplastar toda ambición egoísta, antes de ponerlos en una posición visible. Y debemos enseñarles que el ministerio es servir, cuando nadie más nos vea.

  1. El vengador amargo

La iglesia está llena de gente que ha sido herida por pastores o por otros miembros de la iglesia. Eso es comprensible. Pero si alguien no ha resuelto sus heridas, pueden extender su resentimiento como un cáncer. Hebreos 12:15 nos advierte que tengamos cuidado con aquellos con la “raíz de amargura” porque esto causará problemas y contaminará a muchos. La amargura es a menudo la causa de las divisiones de la iglesia. Nunca permita que una persona amarga esté en una posición de liderazgo.

  1. El depredador sexual

Pablo les dijo a los ancianos de Éfeso que “se guardaran por vosotros mismos y por todo el rebaño” (Hechos 20:28). Esta actitud vigilante es especialmente importante en el ambiente sexual despreocupado de hoy en día. Los lobos se aprovechan de los inocentes—eso incluye niños, mujeres maltratadas que tienen baja autoestima y alguien que lucha con la confusión sexual. Las iglesias deben hacer cumplir reglas estrictas sobre quien trabaja con los niños y los jóvenes. Debemos estar dispuestos a enfrentar a cualquier persona inmoral—hombre o mujer—que esté usando la iglesia para encontrar una nueva pareja sexual.

  1. El inmaduro sabelotodo

Hace mucho tiempo, Satanás llevó una rebelión angélica en el cielo. Desde entonces, muchos líderes jóvenes han tratado de derrocar a los líderes de más edad, para iniciar nuevos movimientos. Este proceso es siempre desordenado y divisivo—aquellos que dirigen tales rebeliones descubren que el ciclo se repite cuando envejecen. Lo que se siembra se cosecha.

Podríamos eliminar este dolor si los jóvenes líderes emularan a David, quien esperó pacientemente a que Dios le diera el trono, en lugar de agarrar la posición del Rey Saúl. Cualquier joven líder que está demasiado ansioso por gobernar no ha sido probado completamente. 1 Timoteo 3:6 advierte que nunca debemos poner a un nuevo convertido en una posición de liderazgo, “para que no se jacte y caiga en la condenación contraída por el diablo”.

La Biblia nos ha dado claras advertencias sobre a quién confiar en el liderazgo. Nunca dé a estos seis personajes una posición en su iglesia hasta que hayan caído sobre la roca y permitan que el Espíritu Santo transforme su carácter.



Charisma News | Editado por Prensa Cristiana

Facebook Comments

About Author

José M. Lozada | Prensa Cristiana

José M. Lozada | Prensa Cristiana

Related Articles